La recuperación Parte2

DESCANSO ACTIVO Y PASIVO

descanso-adidas
La interacción entre sesiones de entreno es importante para los atletas que entrenan más de una vez al día, y a veces incluso tres veces al día en un campo de entrenamiento. La menos intensa sesión matutina debería, en este caso, allanar el camino a la sesión principal del día, mientras que la sesión nocturna debería ayudar a restablecer el potencial funcional del atleta. El entreno nocturno puede incluir ejercicios muy alejados de la especialidad del atleta o incluir distintos tipos de descanso activo.

Refieriéndonos de nuevo a los exponentes de track and field, podemos recomendar el uso de juegos deportivos y varias actividades distintas. Tales ejercicios ayudan a distraer la atención psico-emocional del atleta de su actividad específica. También ayudan al sistema nervioso a recuperarse más rápidamente.

Los atletas también pueden hacer uso de tales ejercicios durante un entreno. Por ejemplo, un atleta puede lanzar tiros a canasta o practicar tiro al blanco tras acabar sus ejercicios de running. Este tipo de variedad también es efectiva al término de una sesión de entrenamiento cuandoun grupo de atletas juegan un partido corto de baloncesto o de volleyball.

A la recuperación también puede ayudarle el cambiar a otros ejercicios después de uno o más microciclos de entrenamiento intenso y durante el período de transición al final de un año de entrenamiento. Tal cambio es activo, pero permite descansar al sistema nervioso. Debería tenerse en cuenta que el descanso activo es muy importante para los precedimientos de recuperación porque a pesar del incremento de concentración en una actividad, los procedimeintos de recuperación se dan con mayor rapidez. Por otra parte, un descanso activo no debe ser ni prolongado ni intenso. ¿Por qué? Porque la actividad muscular enérgica durante el intervalo reduce, más que incrementa, la capacidad de trabajo.

Ten en cuenta que los ejercicios incluidos en una sesión de entreno de tipo de descanso activo no disminuye la fatiga acumulada por el volumen total de trabajo de entrenamiento. En lugar de ello estos ejercicios están encaminados a facilitar la carga en los sistemas psicológico y nervioso central.

La carrera lenta en un área forestal el día después de una competición o una sesión dura de entreno es una forma muy efectiva de descanso activo. Recomendamos esta actividad cuando aparezcan las primeras señales de sobreentrenamiento. Sin embargo, el sobreentrenamiento puede ser evitado al usar de uno a tres días de descanso preventivo tras el final de un ciclo de entrenamiento mensual, así como después de que un atleta haya finalizado una competición importante. Como alternativa, también podemos hacer uso de otros tipos de ejercicios apropiados para un microciclo o fase de entrenamiento realizadas a baja intensidad. Como con el descanso activo, estos ejercicios son también útiles tras una competición intensa y al final de la temporada.

EVITANDO LA MONOTONÍA

Un calentamiento completo no sólo prepara y acondiciona el cuerpo de los atletas para el trabajo que está a punto de realizar, sino que también activa el proceso fisiológico y psicológico. Un calentamiento óptimo garantiza una reuperación mejor entre ejercicios. Un enfriamiento personalizado al final de una sesión de entreno, o tras una competición, es especialmente útil para recuperarse. Disipar gradualmente la carga de entreno con carrera lenta, ejercicios de relajación y caminatas es una forma efectiva de activar procesos de recuperación. Los entrenadores no deberían ignorar esto.

A la hora de prescribir ejercicios de entrenamiento los entrenadores deberían poner más énfasis en crear un trasfondo emocional positivo. Un trasfondo emocional positivo no sólo anima a un alto nivel de capacidad de trabajo, sino que también promueve una
eliptica-womenmejor recuperación. De todas las formas en que los ejercicios pueden ser realizados, los entrenadores deberían dar prioridad a aquéllas que promuevan una mejor recuperación. A este respecto el método variable es superior a los métodos temporales o continuos. Al mismo tiempo ha de tenerse en cuenta que se use el método que se use el efecto del entrenamiento no puede verse alterado.

Los ejercicios aptos para la relajación y el descanso activo deben ser usados entre intervalos de series y en series al final de un entreno. Si ejercicios intensos son seguidos por ejercicios considerablemente diferentes podría ser necesario hacer algún trabajo de transición para rellenar el hueco y reducir la carga paulatinamente. También es posible usar el descanso pasivo durante estos intervalos. En este caso el término ”descanso pasivo” se refiere a la relajación completa que supone tumbarse en una posición cómoda en un sillón o en el agua. En este estado el atleta puede usar la autosugestión para promover una mejor relajación.

En consecuencia, el descanso pasivo puede ser beneficioso tanto durante como después de un entreno, particularmente en situaciones previas a una carga excepcionalmente pesada pensada para un futuro próximo. No obstante, es recomendable disminuir la carga antes de lidiar con el descanso pasivo.